¡QUÉ BELLO ES… EL NETWORKING!

Fuente: https://www.flickr.com/photos/travisspencer/8252330599

Se acerca la Navidad y, un año más, apuesto a que tendremos la ocasión de disfrutar de la película navideña por excelencia «¡Qué bello es vivir!» , de Frank Capra.

Si hay algo que admiro de esta película es que su mensaje sea lo suficientemente poderoso como para haber logrado la difícil misión de transitar desde el celuloide a la era digital sin perder por el camino ni un ápice de su fuerza.

Pero, más allá de lo mucho que uno tiene que sudar para ganarse la alas, cuestión a la que se podría dedicar no solo un post sino un libro completo, creo que esta maravillosamente atemporal película ilustra perfectamente, como ahora expondré, algunos conceptos de rabiosa actualidad.

Así es. Si somos capaces de hacer el ejercicio de abstraernos del contexto de la trama original y de concebir Bedford Falls como un entorno profesional, ya sea presencial o digital, creo que podremos descubrir las analogías que la historia encierra con los tan traídos y llevados conceptos del Networking y de la marca personal.

George Bailey era un hombre sencillo, abocado a un destino de dar continuidad a la empresa familiar que, en absoluto le resulta motivador. Pero George también es un «cuidador nato», alguien a quien el sentido del deber y de la responsabilidad social le pesa tanto que finalmente terminan por imponerse y guiarán las decisiones que marcarán el rumbo de su vida.

George Bailey, desde el minuto uno, construye la relación con los demás básicamente dando, lo hace de manera altruista, con una clara vocación de servicio y sin pensar ni por asomo en rentabilizar el esfuerzo. Ha construido una marca personal poderosa y esto genera un vínculo que posteriormente, en la adversidad, le permitirá recoger lo sembrado sin ni siquiera tener que recurrir a pedir ayuda de forma expresa.

En mi opinión, su historia se conforma como una muestra clara de lo que es la esencia pura del networking, desde su génesis hasta la materialización de sus simbióticos beneficios.

Acordarse de Santa Bárbara cuando truena

Reconozco que estoy algo saturada de escuchar en las redes los lamentos, y las opiniones vertidas sobre el networking por parte de quienes, siendo escépticos respecto al mismo, despectivamente lo asocian a conceptos como postureo, amiguismo, enchufismo, favoritismo…

En mi opinión, salvo honrosas excepciones, que siempre podrá haber, esta corriente ideológica creo que se asimila al tan popular dicho de «Acordarse de Santa Bárbara cuando truena».

Y es que, aunque a título personal comprenda lo tremendamente frustrante que puede resultar no recibir ayuda en determinados momentos, antes de cargar las metralletas y disparar a bocajarro, por honestidad, creo que nos corresponde hacer un ejercicio de autoevaluación sincera, retrotayéndonos en el tiempo al momento de la siembra y, en función de ello, generar una expectativa razonable sobre la cosecha que podemos esperar recoger … O lo que es lo mismo: no parece que sea muy realista exigir recibir sin previamente haber hecho el esfuerzo de dar.

No olvidemos nunca que en Bedford Falls lo único que cayó del cielo fue Clarence, porque George Bailey se forjó su propia marca a golpe de trabajo, constancia y sacrificio. Nadie le regaló nada.

Por eso, muchas veces resulta llamativo que haya personas que todavía no entiendan que una red de contactos no es algo que brote por generación espontánea sino que es resultado de una relación construida de manera sostenida a lo largo del tiempo y sustentada sobre la base de compartir en aras del beneficio mutuo que de la misma deriva o pudiera derivarse a futuro.

La cara amarga del networking

Llegados a este punto, también hay que reconocer que no todo en la vida son flores. No creo en la cara amarga del networking pero haciendo un guiño a mis orígenes gallegos debo decir que ¡haberla hayla!

Hemos de ser conscientes de que dentro de tu red siempre puede haber quien te decepcione, es ley de vida. Resulta a veces duro y doloroso ver cómo aquellas personas a quienes en su día tendiste una mano te vuelven la espalda, o cómo ahora visitan recurrentemente en Linkedin tu perfil de buscador activo de empleo presos, entiendo, de un extraño sentimiento morboso, y sin dignarse, por ejemplo, a enviarte un mensaje a modo de reconfortante abrazo virtual, para interesarse por ti y por tu proyecto de búsqueda.

Pero al final, incluso de esta cara amarga del networking se pueden extraer aprendizajes para el crecimiento personal. Por eso, creo que es inútil y poco recomendable desgastarse en librar una amarga batalla de rencores estériles. Resulta mucho más inteligente ir a la contra y hacer una lectura en positivo de la experiencia poniendo el foco en quienes, como el vecindario de Bedford Falls, nos muestran su incondicional apoyo tendiendo puentes y nos hacen decir: ¡Qué bello es el networking!.

Recuerda: Ningún hombre fracasa si tiene amigos

Para los escépticos…

Este post lo dedico a «un Clarence» (Esteban del Valle Gainza) y «un George» (Juan David Fernández) quienes en lugar de en Bedford Falls viven en Linkedin. Y si tenéis curiosidad y ganas de conocer su historia os invito a hacerlo a través del el enlace que os dejo… https://www.linkedin.com/posts/esteban-del-valle-gainza_abstenerse-ro%C3%B1osos-activity-6585123965822472192-x6KP/

Licencia de Creative Commons

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Las opiniones, comentarios y contenidos que, como autora, publico en este blog son absolutamente personales, y por tanto no las emito en representación de ninguna de las empresas con las que en el pasado o en la actualidad mantengo vinculación laboral. 

Please follow and like us:
error
Esta entrada fue publicada en OTROS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡QUÉ BELLO ES… EL NETWORKING!

  1. Un artículo genial sobre el concepto de networking y el enriquecimiento que aporta a la vida profesional de la persona. Un artículo muy interesante. Saludos.

Este post crecería si dejases tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.