QUERIDOS REYES MAGOS: ESTE AÑO QUIERO QUE ME TRAIGÁIS UNA REFORMA LABORAL DE VERDAD

Navidad Berciana (Eva Martínez Amenedo)

 

Queridos Reyes Magos:

 

Dependiendo de a quién le preguntéis os dirá si en este año he sido una niña buena o no, y seguramente la opinión no será unánime. Pero, me temo, que eso es parte del precio que conlleva la dedicación a esta profesión que un buen día elegí.

Dejando al margen esta escabrosa cuestión, y teniendo en cuenta que llevo tres años sin escribiros carta, tras valorarlo mucho, he decidido no dejar pasar este año la oportunidad de hacerlo, acumulando en mi carta las peticiones que he ido recopilando a lo largo de este tiempo.

De sobra sabéis, por otras veces, que mis peticiones nunca son sencillas, pero lo cierto es que tengo una tendencia natural a los retos, a complicarme la vida y a intentar cambiar las cosas que, por algún motivo, nunca me abandona, así que…

 

¡Por pedir que no quede!

 

Este año quiero pediros únicamente una profunda reforma laboral, ¡pero una de verdad!.

Se perfectamente que esto, en realidad, es más bien tarea del Legislador pero, tal y como están las cosas, creo que vuestra mágica inspiración a él le vendría de perlas para acometer esta tarea y, ya de paso, para mantener controlado al TJUE que, aunque no lo conozcáis,  es  alguien que últimamente parece empeñado en hacernos ver que, en lo que respecta a los  fundamentos básicos de  nuestro querido derecho laboral, «Todo cambia y nada es».

Siendo consciente de que la tarea no es sencilla, y teniendo en cuenta que el mercado  laboral en España es, seguramente, muy distinto al que había en vuestros tiempos,  con toda la mejor intención de ayudaros, os voy a trasladar algunas sugerencias para incorporar en esa  reforma laboral que quiero que me dejéis.

Pero, antes de que se me olvide, debo advertiros que, para que la reforma sea válida, no basta simplemente con  dejármela  a pie de árbol envuelta y atada con un lazo, sino que debe aparecer publicada en el BOE, que viene a ser una especie de periódico oficial donde se publica todo lo importante. Luego, si eso, os paso el enlace a la web para que le echéis un vistazo y así os podáis dar una idea más aproximada de lo que quiero decir.

Me gustaría conseguir que en mi reforma, por fin, la famosa y pretendida flexiseguridad sea viable. Me refiero a que la reforma mágica que quiero recibir se conforme como una herramienta efectiva para que, sin tener que detraer derechos de los trabajadores, se logre alcanzar una flexibilidad productiva mayor de la que hoy tenemos.

Y es que, queridas Majestades, lo cierto es que cuando las cosas vienen mal dadas e intentas, como profesional de las relaciones laborales, analizar y decidir qué palancas manejar para revertir la situación, contando con el actual marco normativo como hoja de ruta, las cosas, mucho me temo, que nunca nos resultan sencillas.

Me gustaría, además, pediros una reforma que aclare conceptos, en la que sepamos por fin qué es sustancial y qué no lo es al tener que plantearte modificar una condición de trabajo. Una reforma que se focalice en «tratar de determinar» los antiguamente conocidos como «conceptos jurídicos indeterminados»

Me gustaría una reforma en la que la dualidad fijos temporales se diluya . En la que por fin sepamos si para el caso del trabajador interino la condición objetiva que supone el retorno del trabajador interinado se equipara, o no, a una causa objetiva, y si, en consecuencia, tenemos, o no, que abonar una indemnización por fin contrato. Todo ello sin temer que, de no hacerlo, el juez de primera instancia al que le caiga el asunto te tire de las orejas por entender que la doctrina «De Diego Porras» aplica plenamente al caso enjuiciado.

Quiero una reforma con contratos temporales de los de verdad. Me refiero a esos que se tienen que utilizar para la cobertura de necesidades coyunturales de producción.

Aunque, puestos a pedir, también vendría bien que el Legislador, si es que realmente nos quiere animar a emprender nuevas aventuras de resultado incierto, haga un ejercicio de empatía y nos permita alguna licencia para quitarnos el vértigo a contratar.

Así que, recordadle por favor de mi parte al Ilustre Legislador que, a lo mejor, sería un buen momento para rescatar la tranquilidad que nos daban aquellos contratos de lanzamiento de nueva actividad que existían cuando yo aún era joven y me iniciaba en esta disciplina del derecho.

También convendría que esta reforma diera un impulso para desatascar el acceso al empleo, adoptando una  visión menos cortoplacista. Y es que, a mi modesto juicio, no parece tener mucho sentido ser consciente del déficit al que se enfrentan las arcas públicas para garantizar el pago de las pensiones en una economía en la que el flujo de nuevos cotizantes es escaso, y penalizar el que aquí llamamos «segundo pilar de las pensiones»  mediante el encarecimiento que supone la integración en las bases de cotización de las aportaciones empresariales a planes de pensiones y sistemas alternativos.

Opino que, a lo mejor, tampoco ha resultado una gran idea derogar los contratos temporales de sustitución por anticipación de la edad de jubilación. Me refiero a aquellos que permitían a un trabajador jubilarse sin penalizaciones un año ante de alcanzar la edad ordinaria de jubilación, y que posibilitaban la entrada de un nuevo cotizante al sistema.  Tal vez la fórmula se conforme como una alternativa para favorecer el acceso de nueva savia al sistema y merezca la pena  darle una nueva pensada al tema.

Quiero una reforma laboral comprometida con la igualdad de oportunidades, en un sentido amplio y no solo orientada a la equiparación entre sexos. Me refiero a una reforma ambiciosa y que busque garantizar la igualdad para colectivos que actualmente la demandan a gritos. Ustedes mismos son un ejemplo vivo de lo valioso que resulta el empleo senior y comprenderán perfectamente lo absurda que resulta la idea de arrinconarlo en base a prejuicios incomprensibles.

Sin ánimo de abrumarles, llegados a este punto, no puedo evitar referirme a lo tremendamente necesario que resultaría romper la complejidad de la actual estructura de la negociación colectiva.

Para que puedan darse una idea de a qué me refiero, les puedo indicar que con el actual marco normativo… entre administrar la convivencia con la bicefalia que suponen las representaciones unitarias y sindicales, aclarar los ámbitos de representación de las mismas, respetar sensatamente el principio de correspondencia, delimitar si las materias a tratar son objeto de un convenio colectivo estatutario, extraestatutario, o de un acuerdo de empresa de eficacia (ya sea general o limitada), y analizar si esas materias, en caso de incorporarse en un convenio de empresa, tendrían o no prioridad sobre la regulación convencional sectorial… Al final, se nos va la vida y llegamos ya agotados al momento de sentarnos para tratar lo que es realmente nuclear.

Seguro que a Sus Majestades se les ocurre la manera para guiar al Legislador en la ingente tarea de fijar nuevamente las reglas que permitan simplificar todo este jeroglífico.

Y ya, para terminar,  y siendo consciente de estar abusando en lo que respecta al volumen de peticiones, creo que también  vendría bien darle una vuelta a la delgada frontera que separa el ámbito individual del colectivo, de tal manera que la determinación de la superación o no de umbrales del artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores se simplifique con respecto a la realización del farragoso Sudoku a la que hoy nos obliga el actual marco normativo.

Es reforma que espero recibir, en Noceda del Bierzo,  a 3 de enero de 2018.

 

Firmado: Eva.

PD: En la mesa del salón, como todos los años y para animarles a acometer la dura tarea encomendada, les dejo una bandeja de polvorones, unas copitas de vino dulce, y agua para los camellos.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Las opiniones, comentarios y contenidos que, como autora, publico en este blog son absolutamente personales, y por tanto no las emito en representación de ninguna de las empresas con las que en el pasado o en la actualidad mantengo vinculación laboral. 

 

 

 

Please follow and like us:
error
Esta entrada fue publicada en ACTUALIDAD, NORMATIVA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a QUERIDOS REYES MAGOS: ESTE AÑO QUIERO QUE ME TRAIGÁIS UNA REFORMA LABORAL DE VERDAD

  1. jegarch dijo:

    Eva , feliz año. Que inteligente humor para contar cosas tan importantes para nuestro trabajo y para que las relaciones laborales sean más sencillas y los acuerdos más productivos.
    Un saludo
    Jesús Mari

Este post crecería si dejases tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.