CAMBIO Y ACTITUD: FOUR SEASONS IN ONE DAY…

Resulta complicado volver a escribir cuando llevas un tiempo sin hacerlo, de alguna manera es como si cayeses preso de una inercia que tienes que obligarte a vencer.

Por otra parte, realmente llegas a sentirte en deuda con aquellos que siguen tus contenidos, con aquellos que durante estos meses de ausencia me han ido diciendo de manera intermitente … Eva, ¡hace mucho que no publicas!.

Por eso, no ha sido nada fácil elegir un tema para este primer post que publico tras esta ausencia forzada. Durante este tiempo ha habido obligaciones inaplazables que atender y circunstancias que me han mantenido apartada del blog. Pero, por otra parte, el hecho de tener que hacer frente a esas circunstancias me ha permitido en cierto modo experimentar el proceso del que hablaré en este post, un post con una temática un poco diferente a la habitual y que me gustaría dedicar a todos los lectores que me hacen ese gran regalo de leer lo que publico. 

Four seasons in one day…

 

Cuatro estaciones en un día es una maravillosa canción de Crowded House que, aparte de deleitarnos con una acústica excepcional, puede enseñarnos grandes cosas, siempre y cuando nos concedamos la oportunidad de escucharla y analizarla desde una perspectiva diferente. ¿Lo comprobamos?

 

 

Si tuviese que explicar en un par de ideas rápidas qué es lo que  me transmite esta canción yo diría que, para mí, encierra dos mensajes fundamentales:

  1. La necesidad de ser conscientes y de aceptar la volatilidad de las cosas.
  2. La convicción de que todos poseemos una fuerza interior que, si nos lo proponemos, nos capacitará para poder transitar cada día de nuestras vidas por esas “cuatro estaciones” de las que la canción nos habla.

Resumido de este modo la asimilación de estas ideas puede parecer fácil pero, en realidad, pienso que no lo es tanto. Vamos a empezar por el principio desgranando el primero de los mensajes:

  • Esta canción nos habla de la necesidad de no bajar la guardia, de no confiarnos, y de no caer en el error de sentirnos al resguardo cuando hace calor, porque en la vida la temperatura súbitamente baja sin preavisar.
  • Esta canción nos recuerda igualmente que vivimos acostados en una cama deshecha y que si no lo aceptamos como tal e intentamos encontrar en ella la comodidad lo que terminaremos encontrando es únicamente dolor. O lo que viene a ser lo mismo: si nos empecinamos en dar la espalda a la realidad, dejamos que el miedo nos domine, no aceptamos el cambio como parte de la vida, y pretendemos instalarnos permanentemente al falso resguardo que pensamos que nuestra zona de confort nos brinda, lo único que tendremos asegurado es el fracaso
  • Y esta canción, finalmente, nos da también una lección de humildad al hacernos la recomendación de que no nos desgastemos en hacer predicciones, porque no tiene sentido hacerlas en un entorno así, ya que que no seremos capaces nunca de controlar todas las variables que intervienen en el “cóctel” de nuestras vidas.

Si nos paramos ahora a pensar en algunos de los elementos que a veces se nos cruzan en nuestro camino: la traición de ese amigo en el que tanta confianza has depositado,  ese  diagnóstico médico adverso que nunca estamos preparados para escuchar, la pérdida súbita de un ser querido, la dolorosa certeza de tener que apartar a una pareja de tu vida, esa negativa a apoyar el proyecto profesional que tanto te ilusionaba, o incluso recibir esa fría carta de despido o esa llamada que te dice que lamentablemente no has sido seleccionado para el puesto… seguramente, ante la presencia de todos estos elementos distorsionantes , sentiremos que los mensajes que acabamos de comentar que la canción encierra cobran de pronto un sentido especial y tremendamente cercano para nosotros.

Y entonces caeremos igualmente en la cuenta de que siempre nos quedamos atrapados en el hábito de plantearnos la vida como si tuviésemos que librar una batalla imposible contra aquellas cosas que nunca querríamos que nos sucedieran, pero que, por otra parte, son esas mismas cosas que sabemos sobradamente que, por más que lo intentemos, nunca podremos controlar.

Creo que no me equivoco si afirmo que la letra de esta canción nos da un auténtico baño de realidad, y que, por lo tanto, estamos ante una perfecta invitación a la reflexión sobre la necesidad de la aceptación del cambio como parte de la vida, y de la consecuente necesidad de que nos adaptemos a él en lugar de recurrir a la negación del mismo.

Imagen por cortesía de Vlado/FreeDigitalPhotos.net

Imagen por cortesía de Vlado/FreeDigitalPhotos.net

 

El sol brilla sobre las negras nubes…

Pero lo que más me gusta de esta canción es que no se limita a plantearnos el problema y a dejarlo caer sobre nosotros sin piedad, ¡ni mucho menos!, porque… a la vez que nos describe el problema, si somos lo suficientemente hábiles en la labor de descifrado, veremos que la canción también nos está brindando la solución al mismo

Y es que aunque todo lo que hasta ahora hemos comentado pueda parecernos angustioso, triste y desolador, no debemos nunca olvidar que por muy negra que sea la nube, el sol siempre brilla por encima de ella .

Con esto quiero decir que aunque la situación de adversidad en muchas ocasiones nos sobrepase, la gran ventaja con la que contamos es que, si bien es cierto que nosotros no elegimos el problema, y es igualmente cierto que en algunas ocasiones tampoco tenemos en nuestras manos la llave mágica para resolverlo, lo que si tendremos siempre es la capacidad de elegir la actitud que adoptaremos para encarar esta situación.

Por eso, tal y como la canción nos lo indica, debemos tener presente que nuestra actitud nos dota del poder necesario para que en un solo instante seamos capaces de hacer que en nuestro interior el invierno se convierta en primavera, y de conseguir que en las ramas desnudas y congeladas de los árboles vuelvan a asomar los brotes. Si nos lo proponemos, aunque meteorológicamente sea imposible de explicar, nosotros podremos vivir four seasons in one day.

Para ello “únicamente” tenemos que ser capaces de sonreír mientras la porquería nos llueve encima, y tener el arrojo de seguir arriesgando aún teniendo la certeza de que lo tienes todo en contra.

El reto es muy grande aunque, por lo que la letra de la canción nos dice, debe merecer la pena esforzarse en lograrlo, porque, una vez que hacemos esa autodemostración de fortaleza ya nada puede hacer que nos vengamos abajo, y  alcanzado este punto ya dará lo mismo por dónde la vida nos quiera llevar.  

Llegado ese momento, para enfrentarnos a todas esas cosas que nos ocurren, y que no nos podemos explicar ni podemos comprender, contaremos siempre con nuestra mágica capacidad, esa que nos permite a golpe de actitud, convertir nuestro particular invierno en verano, y nuestro otoño en primavera, identificando en qué estación estamos en cada momento y transitando a otra diferente, si es que la situación lo requiere.  

No es algo sencillo de lograr pero si, tal y como hemos visto en el vídeo, el público venciendo las presiones del directo al tercer intento consigue un resultado bastante aceptable, entonces…

¿Qué nos puede impedir a nosotros intentarlo?

 

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en GESTIÓN DE RRHH y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a CAMBIO Y ACTITUD: FOUR SEASONS IN ONE DAY…

  1. jegarch dijo:

    Adelante. Gracias por el post

    • Eva Martínez Amenedo dijo:

      Gracias a ti Jesús Mari, por seguir el blog. Un abrazo.

      Mil gracias también al resto de compañeros bloggers por sus “me gusta”.

  2. Hola Eva. Muy oportuno tu post para la vuelta al cole.¡Enhorabuena! Un abrazo

Este post crecería si dejases tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.