LA GESTIÓN DISNEY DE RRHH: EL LIBRO DE LA SELVA O LA JUNGLA PROFESIONAL

 

Imagen: “Dancing”, por cortesía de FERNL. Podéis admirar su trabajo a través de este link http://fernl.deviantart.com/

 

Todos conocemos la historia de Mowgli, y también sabemos de sus tozudas negativas a aceptar marcharse a vivir a la aldea del hombre y abandonar la selva. Analizando el hilo argumental de El Libro de la Selva  y la manera en la que sus personajes interactúan con los demás y defienden sus intereses, nos encontramos con un  completísimo catálogo de perfiles de personalidad laboral, o lo que es lo mismo, con una particular “jungla profesional” que a continuación vamos a ir desgranando.

Mowgli: La aversión al cambio

Imagen por cortesía de Fellhauer http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

Imagen por cortesía de Fellhauer
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

Lo decía al iniciar este post, en mi opinión la nota de personalidad más llamativa de Mowgli es su resistencia al cambio, él pelea con uñas y dientes por no salir de su zona de confort. No quiere ni oír hablar de abandonar la jungla y de que su status quo se altere. Puede parecer incluso paradójico que su personal obcecación le conduzca a temer más a sus iguales humanos que a su enemigo natural, el tigre Shere Khan.

Ahora bien, antes de formular una opinión sobre esto debemos ser conscientes de que Mowgli en realidad a lo que teme es a lo desconocido, esto es, al cambio radical de vida que le supondría abandonar la jungla y vivir en la aldea del hombre. Es por ello que el posible enfrentamiento con Shere Khan Mowgli lo vive de otra manera y lo afronta mejor. El  tigre, pese a que entraña una amenaza para Mowgli, éste no lo percibe como un elemento susceptible de alterar su medio de interacción natural, que es la jungla, y por tanto, no es algo que desmorone su zona de confort.

 

La pantera Bagheera: La Dirección por objetivos

Considero que Bagheera tiene el perfil de un líder nato, se orienta a objetivos claramente desde el principio de la película. Su objetivo es salvaguardar la seguridad de Mowgli y hacer que éste acepte su destino y, pese a que en varias ocasiones parece que va a desistir, lo cierto es que no se desvía del objetivo, a pesar de todos los percances que luego se van sucediendo. De hecho, a Bagheera no le vemos relajarse hasta la escena final en la que, tras dejar a Mowgli en el poblado, se vuelve a la selva bailando con Baloo.  

Bagheera prefería que el traslado de Mowgli fuese un proceso dialogado y consensuado, pero, tras fallar en el intento, no duda en rediseñar la estrategia necesaria, manejar eficientemente los recursos y arreglárselas para influir sobre los miembros del equipo (la manada de elefantes, Baloo… etc.), para hacerles ver la misión y lograr que el objetivo finalmente pueda alcanzarse. Sus notas de personalidad que yo destacaría son dos: la visión estratégica y la orientación a resultados.

El oso Baloo: La visión cortoplacista

Imagen por cortesía de T-akumi http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

Imagen por cortesía de T-akumi http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

Baloo representa un perfil de personalidad laboral diametralmente opuesto al de Bagheera, no planifica, ni calcula, ni analiza, ni valora los recursos de los que dispone … sencillamente ¡improvisa!, no se preocupa.

Él únicamente prioriza, piensa en el corto plazo y hace honor a su famoso lema: Busca lo más vital, no más. No es un perfil cultivado en la cultura del esfuerzo precisamente, sino más bien instalado en el planteamiento de “Dios proveerá” y un firme partidario de la ley del mínimo esfuerzo. Pienso que todos en nuestra vida laboral nos hemos encontrado alguna vez con algún Baloo en nuestros equipos. La ventaja que este tipo de perfiles tiene es que suelen ser bastante creativos, y la desventaja es que son capaces de terminar con la paciencia de un santo.

La Serpiente Kaa: El embaucador

Imagen por cortesía de T-akumi http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

Imagen por cortesía de T-akumi http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

Kaa a mi me parece un personaje fascinante, su objetivo está muy claro, quiere comerse a Mowgli, pero para acceder a él necesita antes ganarse su confianza. Es el prototipo de embaucador que manipula las emociones y motivaciones del otro para de este modo conseguir ponerle al servicio de sus propios intereses.

Al son de su siseo y su estrategia de apelar al “Confía en mí” Kaa consigue mediatizar y anular la voluntad de sus víctimas. Estamos ante el típico vendedor de humo. Son individuos con personalidades persuasivas, inteligentes, y sobre todo con la capacidad de empatizar para captar al débil y llevárselo a su terreno, una de sus estrategias más frecuentes es la adulación. Hablamos de personas que nunca van de frente, que atesoran la información y no la comparten, ya que en su manera de concebir la vida la información se equipara a poder. El secreto para no caer en su hipnótico juego es evitar mirarles a los ojos o, lo que es lo mismo, evitar creernos todo lo que nos dicen.

El Rey Louie: El negociador

El histriónico Rey orangután lo tiene también clarísimo, su crecimiento y desarrollo profesional ha llegado al límite, quiere más poder y por eso su objetivo es … ¡Ser humano!. El único gap que debe salvar para alcanzar su meta, según él lo ve, es poseer el secreto de cómo hacer fuego, secreto que únicamente puede revelarle un humano.

Él sigue la estrategia típica de toda negociación: observa, recaba toda la información posible sobre el oponente, analiza los intereses de Mowgli y, sin muchos rodeos, plantea una negociación lanzando una oferta bajo la estrategia del win-win: tu me das el secreto de cómo hacer fuego a cambio de que yo te ayude a quedarte en la selva.  Tal y como lo plantea es una buena solución en la que ninguno pierde y ambos ganan. El único error de cálculo que comete es no haberse informado bien ya que Mowgli, pese a ser humano, no sabe cómo hacer fuego… A veces uno no debe fiarse de las apariencias.

El tigre Shere Khan: El prepotente inseguro

shere_khan_sketch_card_by_fellhauer-d48e4op

Imagen por cortesía de Fellhauer http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/

En el caso de Shere Khan soy consciente de que voy a hacer una afirmación arriesgada: creo que es un perfil de personalidad débil e insegura, y lo creo así por su manera avasalladora de conducirse frente al resto de habitantes de la jungla y por su obsesión de eliminar a Mowgli solo por el mero hecho de ser humano.

Shere Khan en realidad no tiene la suficiente autoconfianza como para verse vencedor en un hipotético combate con el Mowgli adulto, y de ahí viene su obsesión de eliminarle cuando aún es un cachorro humano. Para mi, el tigre representa el típico perfil de competitividad malsana: “o estas conmigo o estás contra mi”, de ejercicio del poder basado en la soberbia y en la utilización de la fuerza, de la amenaza y del miedo en lugar de en las habilidades propias de un líder.  

Los Comportamientos Grupales:

En este último bloque del post voy a referirme brevemente a dos ejemplos extremos  de comportamiento grupal que podemos encontrar en la película y que creo que merece la pena analizar: el de los elefantes y el de los buitres.

Existen multitud de modelos teóricos que estudian el comportamiento grupal, pero uno de los que más me gusta, por su simplicidad, es el que analiza los comportamientos de los grupos en función de dos ejes y de la prevalencia de uno u otro: el interés por la producción y el interés por las personas (afiliación). 

Veamos a los elefantes en acción a través de este link 

Representan el típico ejemplo de grupo cohesionado y perfectamente alineado, respetuoso con las normas, rígido, en el que predomina la disciplina y que reconoce al mando formal como líder. Es un equipo de trabajo bajo la supervisión de un mando autoritario, poco dialogante, y cuyo interés se centra en la producción por encima del interés en la afiliación.

 Observemos ahora a los buitres a través de este otro link

No parecen muy preocupados por la productividad ¿verdad?. Y no lo están porque estamos ante la otra cara de la moneda. Los buitres son el prototipo de equipo de trabajo basado al cien por cien en la afiliación y con absoluta prevalencia de este eje sobre el de la producción. Es un equipo orientado a buscar el bienestar, confianza y buen clima entre sus miembros, siempre dispuesto a acoger a un nuevo miembro e integrarle: “La amistad es lo principal”. 

Es interesante contraponer cómo es el proceso de acogida de Mowgli en los dos grupos, acabamos de verlo:

  • En el de los elefantes la producción no se para, Mowgli se ve obligado a integrarse en el grupo sobre la marcha teniendo como único mentor al pequeño elefantito del final de la fila quien, hace lo que puede para darle las orientaciones sin interrumpir su actividad. Se incide en que el recién llegado conozca e interiorice las normas.
  • En el de los buitres se para el mundo para integrar al recién llegado, todo gira sobre el nuevo miembro y se le hace una demostración de cuáles son los valores del grupo desde el minuto cero: la amistad, la unión, el apoyo social…

El resultado de la combinación de elementos (alto interés en la afiliación y bajo en la producción) presente en el grupo de los buitres, con el tiempo,  puede desencadenar la aparición de la desorientación, de la holgazanería social, e incluso  de la indecisión que tan bien ilustra este último video que os invito a ver a través de este link.

Y así… con esta indecisión, terminamos nuestro viaje a través de esta jungla profesional.

¿Os han resultado familiares los perfiles que hemos repasado?

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Esta entrada fue publicada en GESTIÓN DISNEY DE RRHH y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a LA GESTIÓN DISNEY DE RRHH: EL LIBRO DE LA SELVA O LA JUNGLA PROFESIONAL

  1. Interesante post, felicitaciones por tu excelente blog, desde hoy tienes un seguidor mas.

    • AdminCien dijo:

      Muchas gracias Mitchell, encantada de que te haya resultado interesante y ya de paso decirte que también me he asomado para conocer yo también tu blog, así que me iré pasando por él para seguir tus contenidos. Un abrazo.

  2. wander dijo:

    según lo leído en la gestión DISNEY de RRHH, todos los personajes estan bien identificados con respecto como vivimos, interactuamos con individuos que se identifican con algunos de los personajes y sus formas de realizar el trabajo, claramente aparecen personas como Mowgly con miedo al cambio duran toda una vida en una empresa sin importar lo que esta le pagan, no se arriesgan a buscar una mejor posición, remuneración, etc. solo por el miedo al cambio.
    pero asi como Mowgly, nos encontramos con personas como bagheera, verdaderos lideres que tienen claro sus objetivos y buscan la mejor manera de alcanzarlos, siempre preocupados por alcanzar las metas propuesta con ideas claras, son un ejemplo a seguir, baloo el típico estereotipo empleado que no se preocupa por nada, si el trabajo salio bien perfecto y si no tan bien, como se define más arriba, experto improvisando, kaa el astuto no le importa que tiene que hacer para conseguir lo que quiere, te envuelve en su mundo usando todas su artimañas para mantenerse, el rey Louie el negociador( el vendedor) no mide las consecuencia solo le importa vender a como de lugar, si tiene que dejar de decir alguna información lo hace sin importar que el cliente salga perjudicado, por ultimo el shere khan, esa persona insegura de si misma la cual no deja que nadie avance en su grupo, si ve que algún subalterno puede llegar a ocupar su posición porque su preparación es mas académica elevada hace lo imposible por sacarte de competencia.

    seria bueno que en las empresas se de la unión de los dos grupos, ya que con el modelo de los elefantes la producción no se detendría y con la de los buitres el empleado puede aprender mas rápido las tareas a realizar.

    • Eva Martínez Amenedo dijo:

      Gracias por tu comentario Wander, mi idea al escribir este post era poner de manifiesto esta heterogeneidad de perfiles que, por otro lado, son con los que terminamos todos conviviendo en la vida profesional. En cuanto al comportamiento grupal, efectivamente, lo idóneo, y afortunadamente lo habitual, es la interacción de ambos ejes: productividad y afiliación, me interesó mucho contraponer las actitudes de ambos grupos precisamente porque se sitúan en los extremos de la prevalencia de ambos ejes y así el concepto queda muy claro. Un saludo y gracias de nuevo por enriquecer este post con tu comentario.

  3. esmilky nin dijo:

    Mi parecer es que como lo dice la lectura en las empresas o en la vida misma aparecen diferentes tipos de personas y lo que hay que hacer es saber lidiar con cada una de ellas, como lo dice el cuento hay que saber sobrellevarlas y tratar con personas que aporten y no te resten. En la empresas aparecen todo tipos como estas unas son mas vivas como dicen, otras no les gusta salir de su confort y otras son muy ordenada, hay de las que viven el día a día entre otras. Tratar de hacer bien tu trabajo sea en el lugar que sea, es mi parecer.

    • Eva Martínez Amenedo dijo:

      Gracias también por tu comentario, yo pienso que la heterogeneidad no es mala en un equipo, es más, creo que es necesaria porque aporta variedad en los puntos de vista, la clave está en, como líder de un equipo, saber sacar de cada una de ellas lo mejor y poner sus capacidades a trabajar para la consecución del objetivo, tal y como Bagheera hace en esta historia. Un saludo y encantada de recibir tu comentario.

  4. Marian dijo:

    Me gusto mucho la perspectiva que manejaste de todos los integrantes de la película, es un muy buen ejemplo de los diversos tipos de personas que podemos encontrar en una organización

    • Eva Martínez Amenedo dijo:

      Muchas gracias Marian, la verdad es que todos los personajes me parecieron que hacían una demostración de conductas perfectamente extrapolables al ámbito de la empresa, por eso el post es un poco más largo de lo habitual, pero me daba pena “sacrificar” el análisis dejando fuera a alguno de ellos. Me alegro de que te haya gustado y más aún de que seas tan amable de expresarlo dejando tu comentario. Un saludo.

  5. francisco Gea dijo:

    Eva, me parece un articulo muy interesante y original. A veces tenemos cerca esos perfiles y no se nos ha ocurrido ponerles nombres tan sugerentes como los de la pelicula. Esperamos tu próximo artículo. Enhorabuena por el magnífico trabajo.

    • Eva Martínez Amenedo dijo:

      ¡No tengo palabras!, y tú, que me conoces bien, sabes que es complicado que esto de no saber que decir a mi me ocurra, jajaja… Mil gracias por leerme y por valorar el contenido. Un abrazo.

  6. Yolanda Gallego dijo:

    Hola!

    Me ha encantado tu post.. es genial!

  7. Miguel Rodriguez dijo:

    Hola Eva. Muy interesante tu post. Felicidades. Muy cercano a nuestra vida real en la que convivimos a diario con “lideres” que no han evolucionado con los tiempos y olvidan esa capacidad que debe tener un líder de influir en los demás sustituyéndola por actitudes de “elefantes”.
    Un beso

    • Eva Martínez Amenedo dijo:

      Gracias por tu comentario Miguel. Bueno, yo, si me permites,añadiría alguna apreciación a lo que indicas. De hecho, creo que efectivamente quien lidera equipos debe demostrar esta capacidad de adaptación al cambio de la que hablas, e incluso anticiparse a él, y ser capaz de hacer que los demás compartan esta visión y se comprometan con ella. Ahora bien, en cuanto a los comportamientos grupales, yo creo que es necesaria una combinación del enfoque “elefante” y del enfoque “buitre” (evidentemente no en sentido literal sino refiriéndome al contenido del artículo), esta combinación y la prevalencia de uno u otro modelo la marca en parte la personalidad de quien lidera, pero también influyen elementos como el entorno, la cultura de empresa, la personalidad del resto de miembros del equipo, la cohesión y madurez del equipo… Incluso, en ocasiones, un líder tiene que hacer de elefante para liderar a unos y de buitre para captar la motivación de otros y sacar de ellos lo mejor. En cualquier caso ¡todo un reto!. Muchas gracias de nuevo por tu comentario y por la valoración positiva. Un abrazo y espero que vuelvas a visitar el blog en el futuro.

Este post crecería si dejases tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.