LA GESTION DISNEY DE RRHH: LA RESILIENCIA DE QUASIMODO

 

 

out_there_by_megbeth-d3bsedv

Imagen: «Ahí fuera» por cortesía de Megbeth   (Image: «Out There» courtesy of Megbeth)

 

El jorobado de Notre Dame es una película que yo fundamentalente definiría como triste y también como bastante dura. De hecho, toda la trama argumental se construye sobre un poso de sufrimiento y un manto de crueldad que se cierne sobre su protagonista, Quasimodo, de una manera absolutamente injustificable y que te rompe el alma. 

Quasimodo reunía todos los elementos como para tener una vida colmada de desdicha y sufrimiento, su aspecto físico le limitaba, y desplegaba los suficientes prejuicios en su entorno como para excluirle socialmente. Esta falta de aceptación, que empieza por el propio tutor de Quasimodo, le lleva a tener que vivir recluido en el entorno de confinamiento, y supuesta protección, que le ofrece la Catedral de Notre Dame de París.

Pese a ello, Quasimodo era una persona con talento, con una sensibilidad especial, tan especial como para conseguir que las gárgolas de la catedral cobrasen vida para hacerse amigas suyas, su confinamiento es su refugio, pero también dentro de él despliega su creatividad para reproducir con sus pequeñas esculturas el mundo que él ve desde su atalaya entre los pináculos de la Catedral.

Quasimodo es víctima constante durante la película de la crueldad ajena, le ridiculizan, le marginan, es víctima de las humillaciones propias de la época, le coronan rey de los bufones, le atan y le maltratan… en el mundo actual seguramente hubiese sido una perfecta víctima de ciberacoso.

Su deformidad resulta molesta para los demás, ellos «son seres superiores», o al menos así lo creen, y lo demuestran pisoteándole su dignidad, no le respetan, quieren hacerle desaparecer. Es la cobardía tristemente frecuente del recurso al acoso moral y a la marginación. La única culpa de Quasimodo, el origen de sus males, es una desgraciada herencia congénita, una herencia sobre la que él ni siquiera tuvo elección.

 

Pese a todo, pese a ser víctima de la marginación y del acoso, Quasimodo no pierde su capacidad de soñar, y también es capaz de sacar provecho y de valorar positivamente todo aquello que su peculiar modo de vida le ofrece: disfrutar de las privilegiadas vistas que desde su refugio le brinda la Ciudad de la Luz o practicar el peculiar deporte de hacer acrobacias entre las agujas góticas y los arbotantes de su hogar. Es por ello que  para mi Quasimodo es un ejemplo vivo de resiliencia.

La resiliencia debemos concebirla como la capacidad de adaptación a la adversidad y de superación de la misma. Ser resiliente no significa no sufrir, de hecho, como acabamos de ver, Quasimodo sufre mucho durante el desarrollo de la historia, sino ser capaz de asimilar este sufrimiento y salir fortalecido de él, yo lo resumiría en la frase «lo que no te mata te hace más fuerte».

¿Cómo consigue nuestro protagonista alcanzar este estado de resiliencia?

Pues yo diría que para ello cuenta primeramente con la ayuda de sus amigas las gárgolas, que le intentan sacar del bucle de conformismo en el que Quasimodo se encuentra instalado, constantemente le recuerdan que, pese a sus dificultades, él no debe renunciar a vivir su vida… «la vida no es un deporte para ser visto».  

Pero además, Quasimodo cuenta con otra ayuda fundamental, la de la única persona que le demuestra un poco de empatía: la gitana Esmeralda. El pueblo gitano es un pueblo marginado y perseguido en la película, de ahí deriva que se produzca una conexión especial entre ambos.

Con Esmeralda, Quasimodo se siente aceptado, reconstruye su propia autovaloración personal, siente por primera vez que él tiene algo que aportarle a alguien y también siente que ella le ofrece algo que, hasta ahora, él no había recibido de nadie: comprensión y cariño.

Esmeralda, por su parte, no se deja llevar por los prejuicios, no juzga en base al aspecto físico, es capaz de ver más allá. Ella valora las aptitudes de Quasimodo, su talento como escultor, y, sobre todo, su gran corazón. Esta relación que Quasimodo establece con ella le hace fortalecerse interiormente.

Él reúne la fuerza necesaria como para no reaccionar al acoso encerrándose en si mismo, traumatizándose, y aislándose del mundo. En su lugar, decide arriesgar, es lo suficientemente valiente como para hacerse de nuevo «vulnerable» y confiar una vez más en el género humano.

Quasimodo elige pelear, y pelea con toda su furia para ayudar a Esmeralda a librarse de un cruel destino que le encaminaba a una muerte segura, y lo hace tras aceptar que ella no le ama. Estamos ante un ejemplo claro de superación ante la adversidad, de aceptación de una expectativa no cumplida, de asunción del dolor que supone amar sin ser correspondido. Él no permite que sus emociones guíen sus decisiones y consigue que la realidad adversa no le bloquee.  

Ya que él no puede cambiar los sentimientos de Esmeralda al menos será capaz de no reaccionar con hostilidad ante este hecho y de modular sus propios sentimientos para evolucionar desde la lógica frustración a la aceptación. 

La capacidad de resiliencia de Quasimodo, y su demostrada autosuperación, consiguen obrar el milagro, se produce la transición desde ser el marginado al héroe que consigue salvar a Esmeralda. Finalmente Quasimodo consigue la aceptación de aquellos que inicialmente le excluían y su integración social poniéndose, de este modo,  fin a su exilio.

Las lecciones que esta película nos brinda para la gestión de personas son muchas, por una parte, nos enseña a reflexionar sobre la crueldad del acoso y la marginación, y a crear conciencia para evitarlo. Nos enseña también a no juzgar en base a indicios y apariencias. Pero, sobre todo, nos enseña a confiar en nuestra fuerza interior, en nuestros recursos para hacer frente a la adversidad, y nos hace tener presente que…

Ya que no podemos cambiar la realidad, al menos tenemos el poder y la capacidad de  cambiar nuestra manera de percibirla y de dominar nuestras emociones a fin de modular las consecuencias que esa realidad tendrá en el ámbito de nuestras vidas.

Para quienes no hayan visto la película dejo un enlace con un breve resumen de la historia, solo por escuchar la banda sonora creo que merece la pena verlo. Espero que lo disfrutéis.

 

I simply can´t finish this post without showing my deepest acknowledgement to MegBeth, who comes from Canada. She is the artist who has kindly let me include her original picture to illustrate Quasimodo´s optimism and resilience from the top of this post.

Dear MegBeth: Thank you very much!. I hope that you´ll enjoy the result of our teamwork.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Please follow and like us:
error
Esta entrada fue publicada en CONCILIACIÓN E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES, GESTIÓN DISNEY DE RRHH, PRL y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LA GESTION DISNEY DE RRHH: LA RESILIENCIA DE QUASIMODO

  1. Muntsa dijo:

    He visto la pelicula, y es muy emotiva,muy buena definición y comparación Eva.
    Muchas gracias

    • AdminCien dijo:

      Gracias a ti. Por un doble motivo!, acabo de estrenar el blog y de migrar su contenido procedente de otro anterior, y la opción de comentarios no era capaz de reactivarla, de hecho, he perdido todos los comentarios que venían asociados a los artículos migrados. Así que gracias a ti he comprobado que el problema parece que está ya resuelto y que no afecta a las nuevas publicaciones :).
      La película es dura, pero encierra mucho mensaje dentro y creo que ese mensaje nos debería servir para fortalecernos y enfrentarnos a la vida a diario. Un abrazo y mil gracias de nuevo por comentar.

  2. Ana Cristina Moya dijo:

    Excelente análisis. Efectivamente ser resiliente no significa no sufrir, sino lograr sacar lo mejor de cada situación adversa, aún cuando quisiéramos bajarnos de ese tren. Cuando se ve hacia atrás y descubres lo que lograste a partir de determinadas situaciones que nos obligaron a reinventarnos, es cuando realmente caemos en cuenta de lo fuertes que podemos ser.

Responder a AdminCien Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.