LA GESTIÓN DE EQUIPOS BASADA EN LA CONFIANZA

IMG-20141211-WA0004

El vuelo de Dani. Imagen: Manuel Díaz

Este post se lo quiero dedicar a mi amigo Manuel, y a su hijo Daniel.  

Cuando Dani cumplió 18 años le pidió a su padre un regalo muy original: un salto tandem en paracaídas. Su historia me ha inspirado algunas reflexiones sobre la importancia que tiene en el mundo de los RRHH la gestión de la confianza y cómo sobre ésta se sustenta algo igualmente importante: el compromiso. 

Manuel y Dani: ¡¡Gracias a los dos, por inspirarme este post y por permitirme ilustrarlo con las fotos de vuestro vuelo!!.

 

Subirse a la avioneta

¿Qué sintió Dani al subirse en la avioneta?. Pese a sus envidiables 18 años y su afán de experimentar sensaciones cargadas de adrenalina, estoy segura que debió sentir inquietud, nerviosismo e incluso miedo. Mientras aquella avioneta subía hasta alcanzar los 4.000 metros de altitud lo humano sería que él pensase que ese recorrido ascendente luego tendría que hacerlo en sentido contrario, encomendando su vida a un compañero de vuelo al que nunca antes en la vida había visto.

Este acto de poner en juego tu integridad y poner toda tu fe en un compañero, que a su vez también se juega la vida por acompañarte, no es otra cosa que un ejercicio extremo de confianza.

IMG-20141211-WA0003

El vuelo de Dani. Imagen: Manuel Díaz

 

En el mundo de la empresa, y en lo que a la gestión de equipos se refiere, todos a diario nos subimos a bordo de “nuestra particular avioneta”. La labor de equipo requiere que el esfuerzo sea compartido y que todos sus miembros confíen los unos en los otros y tengan la certeza de que el esfuerzo y la aportación conjunta de todos les va a conducir al éxito.

Trabajar en equipo significa asumir que tu esfuerzo ya no se orienta hacia un logro individual, sino que tu contribución se entrega a la colectividad, se suma, o mejor ¡se multiplica! con el esfuerzo de los demás para que, de esta manera, la meta entre todos se alcance.

Pero muchas veces el escenario no es tan idílico. De hecho, si lo queremos enfocar en términos de riesgo, debemos admitir que el trabajo en equipo también conlleva la asunción de una contrapartida en este sentido.

Algunas veces la meta no se alcanza pese a que tu aportación haya sido brillante, y cuando eso sucede suele ser porque la aportación de tus compañeros no ha estado a la altura de las circunstancias, o bien porque la dirección del equipo ha sido deficiente. Por eso, trabajando en equipo también uno supedita la valoración de su trabajo al logro colectivo, y eso implica que, de alguna manera, uno también arriesga su integridad y su reputación profesional

 

Saltar en compañía: el liderazgo a través de la confianza y la confianza en el liderazgo

IMG-20141211-WA0002

El vuelo de Dani. Imagen: Manuel Díaz

Afortunadamente, Dani no estaba solo a la hora de saltar, con él estaba su instructor, cuya misión fundamental en ese momento era, aparte de darle las imprescindibles pautas de seguridad, generarle la suficiente confianza como para dar el salto y lanzarse junto a él al vacío. 

En la gestión de equipos, la generación de confianza debe alimentarse y mantenerse de manera activa e interrelacionada entre todos sus miembros. No existe otro camino para generar la cohesión necesaria y fortalecer lo que yo denominaría “la autoestima grupal”, esto es, la autopercepción que el equipo tiene sobre sus capacidades y sobre las posibilidades de alcanzar exitosamente los objetivos que le han sido encomendados.

No debemos tampoco obviar el papel del líder en este proceso, ya que el mismo es fundamental.

El líder es el responsable del equipo, en él sus miembros buscan la necesaria orientación y a él le corresponde transmitirles cuál es la misión que el equipo está llamado a cumplir. Igualmente, el líder lleva sobre sus hombros la responsabilidad de hacer sentir al equipo la tangibilidad del objetivo, y de hacerle creer en sus propias capacidades para que éstas, puestas a funcionar, le conduzca al éxito.

Cuando planteamos que un líder debe ser generador e impulsor de confianza debemos entender el término confianza en un sentido amplio, y abarcar al menos las dos connotaciones principalmente asociadas a dicho concepto: la familiaridad, y la seguridad en uno mismo.

Y es que el líder para poder desempeñar esta labor debe ser un líder cercano, realista, accesible, que practique la empatía y la escucha activa, que conozca a los componentes del equipo y sea capaz de activar en cada uno las palancas de su motivación, palancas que, como sabemos, no son iguales para todas las personas. Igualmente, deberá fomentar la comunicación bidireccional en lugar de limitarse a ejercer un papel de mero transmisor de información. Todas estas competencias de liderazgo resultan indispensables de cara a generar confianza/familiaridad con su equipo, así como para impulsar la camaradería sana entre sus miembros.

Pero a la vez, deberá ser y mostrarse, ante su equipo y ante el resto de la Organización, como un líder solvente, y eso se traduce en la demostración de algunos elementos clave: la honestidad, el respaldo y el  compromiso.  

El líder de un equipo deberá ser el primero en arrimar el hombro y en demostrar que el esfuerzo es compartido, al igual que habrá de serlo también el éxito y su posterior compensación. No cabe demandar el esfuerzo del equipo y luego no recordarlo a la hora de su compensación, bien sea dineraria o emocional.

“Es importante saber liderar por confianza pero no lo es menos el saber liderar por gratitud”

Un líder, para ser reconocido como tal, debe previamente haber sido capaz de inspirar la confianza de su equipo hacia él, y para conseguirlo únicamente conozco un método: Dar  ejemplo y demostrar su más absoluta dedicación a la causa.

“No se genera confianza viendo los toros desde la barrera, sino bajándose al ruedo”

Si recurrimos al clásico ejemplo del plato de bacon con  huevos, no bastará con el que el líder contribuya al resultado con su implicación (igual que la galllina), sino que ha de mostrar su compromiso y estar dispuesto a dejarse en el proyecto lo que sea necesario (como en nuestro ejemplo hizo el cerdo).

La gestión de la delegación también será necesaria, si bien, la misma deberá acompañarse de la labor de respaldo al equipo ante las dificultades, e incluso, ante los errores. La búsqueda del culpable a quien poder atribuir los errores resulta letal para la generación de confianza en el seno de un equipo. Esto no quiere decir que el error y sus orígenes no deban ser analizados, sino que el enfoque del análisis debe orientarse a determinar las causas para evitar su repetición futura. De hecho, una de las cosas más difíciles que un líder debe afrontar es la asunción como propia de la responsabilidad del error del equipo o de alguno de sus colaboradores. 

“La confianza no surge si se cae en el planteamiento: No me traigas problemas cuando lo que necesito son soluciones” 

Por otra parte, en lo que respecta a la confianza entendida como “la seguridad en uno mismo”, no debemos olvidar el poder que la confianza depositada en las personas ejerce sobre su autoestima y cómo ello redunda en multiplicar exponencialmente la eficacia de las personas, es lo que normalmente se conoce como el efecto Pigmalión. 

“Quien siembra confianza recibe confianza”

Es la hora de concluir nuestro descenso, ya casi tocamos tierra… voy por ello a invitaros a una reflexión final sobre la siguiente frase que concentra las principales ideas de este post:

“El líder que se compromete con la misión y cree en las capacidades de las personas a su cargo genera un clima de confianza recíproca y de compromiso grupal que fortalece la autoestima del equipo, multiplicando su eficacia para alcanzar la meta”.   

¡¡Os deseo un feliz vuelo con vuestros equipos!!

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Esta entrada fue publicada en GESTIÓN DE RRHH, OTROS y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Este post crecería si dejases tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.