LA GESTIÓN DISNEY DE RRHH: DUMBO Y EL COACHING

Para el año nuevo…

¡Un proyecto nuevo!

Este año por muchos motivos no me veía capaz de dedicar el primer post a repasar las novedades normativas de este 2015, por eso he decidido posponer un poco este tipo de análisis y dedicarlo en su lugar a presentar un proyecto nuevo en el que estoy trabajando con mucha ilusión y que espero os resulte interesante. 

Todos hemos crecido con las películas Disney, y creo que no me equivoco si afirmo que a todos de pequeños nos fascinaron. Cuando pasados los años las vuelves a ver, normalmente en compañía de tus hijos, te das cuenta de que las historias que encierran  estas películas son mucho más profundas de lo que de pequeño pudiste apreciar. 

Es más, si hacemos un ejercicio de abstracción, y las analizamos desde una óptica profesional, creo que los contenidos y enseñanzas que contienen tienen mucho que aportarnos de cara a la gestión de personas.

Siempre las definiciones y términos asociados a la psicología me han resultado bastante áridos y reconozco que me cuesta mucho entender bien su significado, para facilitar la asimilación de este tipo de conceptos normalmente suelo buscar ejemplos concretos que me ayuden a entenderlos. 

Por eso, decidí trabajar sobre esta idea y dedicar una serie de artículos, que llamaré: La gestión Disney de RRHH, a intentar ilustrar conceptos y herramientas clave para la gestión de personas a través de algunas de las películas de Disney que todos conocemos. 

 

Empezamos esta serie con una de mis películas favoritas, una película que a mi me transmite una ternura especial:“DUMBO”

Imagen por cortesía de: Loren Javier  https://www.flickr.com/photos/lorenjavier/3683913867/

Imagen por cortesía de: Loren Javier
https://www.flickr.com/photos/lorenjavier/3683913867/ https://creativecommons.org/licenses/by-nd/2.0/

Dumbo era un elefante diferente, por sus descomunales orejas que, desde su nacimiento, parecieron empeñarse en complicarle la vida, y es que todo el mundo se ponía de acuerdo para ridiculizarle por ellas. Su madre fue apartada de su lado y encerrada por defenderle ante las burlas. El pequeño elefante, se vio solo, indefenso y marginado por el resto de las elefantas de la manada que de una manera cruel le culpaban a él de lo sucedido a su madre.

La vida en el circo no era fácil, sus orejas nuevamente le complicaban su integración de cara a poder hacer lo que de un elefante allí se esperaba: acrobacias y equilibrios. Así las cosas, al pobre Dumbo le queda contentarse con lo que le dejan ser y pasar a incorporarse al equipo de los payasos para acompañarles en sus números haciendo tareas que para él resultan humillantes y ridiculizantes. El pequeño Dumbo únicamente cuenta con el breve consuelo que le reporta ir al carromato donde su madre está encerrada y que ésta le cante y le acaricie con su trompa entre los barrotes.

 El perfecto coachee

La autoestima de Dumbo estaba profundamente dañada, su motivación “laboral” ya no digamos, y además sobre él recaía el peso de una culpabilidad que duplicaba el tamaño de sus orejas. Su símbolo de distinción para él se había convertido en un estigma, estaba experimentando la dureza que entraña ser diferente de los demás. Con estas mimbres creo que resulta indudable que Dumbo era el perfecto coachee.

Una de las mejores definiciones que he encontrado sobre el coaching se basa en su concepción como un viaje: Si lo explicamos en base a este símil el coach es un compañero de viaje para el coachee. El viaje pretende partir del “ahora” de la persona, tal como ésta se autopercibe en este momento, y hacerle llegar a ser la persona que en realidad quiere ser.

Para ello, el coach ayudará al coachee a conocerse y a descubrir qué es lo que en realidad le frena para, posteriormente, acompañarle en el proceso de superación de esas barreras y ayudarle a desplegar todo su potencial a fin de que el coachee pueda finalmente llegar al punto al que desea llegar.

Entonces, en la vida de Dumbo aparece un coach de lujo: Timoteo, el ratoncito, que se convierte en el único aliado que nuestro Dumbo tiene.

Lo primero que Timoteo hace es establecer el vínculo de confianza con su coachee, y lo consigue utilizando su posición de superioridad frente a las elefantas (recordemos el mito de que a los elefantes les aterran los ratones) para afearles su actitud discriminatoria frente al pobre elefantito saliendo así en su defensa y presentándose ante él como un amigo que le ayudará a sacar a su madre de su cautiverio.

El viaje

A partir de este momento toda la película es una demostración viva de lo que supone un proceso de coaching. Timoteo será el perfecto coach para Dumbo y para ello sigue la siguiente secuencia:

  • Reconoce el terreno de partida, esto es, observa la actitud de las elefantas, y estudia la causa.
  • Analiza los efectos que el escenario de partida provoca sobre el pobre Dumbo, detecta el problema e identifica las barreras: su falta de confianza en si mismo, su frustración, su autoestima dañada, su sentimiento de culpabilidad, su falta de motivación, su abandono … su tristeza. 
  • Timoteo pasa a la acción. Le hacer ver a Dumbo la realidad desde otro punto de vista, con enfoque positivo: las orejas no son tu estigma, acéptalas como una parte de ti… ¡Tus orejas son grandiosas!. 
  • Posteriormente busca el camino para que Dumbo alcance su sueño de participar en un número acrobático protagonizado por elefantes y que, de este modo, logre el éxito personal y su proyección profesional en el ámbito circense. Le hace visualizar su sueño, él puede ser Dumbo el Grandioso, y le muestra cuál es el camino: Tus orejas son tu esencia, tu elemento diferencial, no son un defecto sino tu mayor ventaja competitiva… ¡podrías volar con ellas!.  
  • Finalmente: a nuestro coach roedor para concluir su tarea le resta la parte más dura, ¡hacer que Dumbo crea en si mismo!, conseguir que su coachee sea consciente de su potencial y canalice su energía para lograr el éxito, ¡ayudarle a crecer y a superar sus barreras!. Para ello, utiliza el recurso de fomentar su autoconfianza descargándole de la responsabilidad de aprender a volar y atribuyéndole ese poder a una supuesta pluma mágica que únicamente necesita ser sostenida por Dumbo para que éste pueda volar.
  • El momento clave se produce cuando a Dumbo en pleno vuelo se le escapa esa pluma y la pierde. Ahí es cuando Timoteo confiesa a Dumbo que la capacidad de volar la tiene él en si mismo y que no necesita recurrir a la pluma. A Dumbo, expuesto a esta situación extrema, no le queda otra que VOLAR, y lo consigue a base de confiar por fin en sus propias capacidades, esas que tenía desde el principio pero que se negaba a reconocer que existían dentro de si mismo

Dumbo se convierte en una estrella, ahora es Dumbo: El Elefante Volador

El resultado es… la llegada a la meta, el final del viaje: Dumbo se reconoce a si mismo y es reconocido por los demás como el ser extraordinario que desde un principio era, ha superado sus barreras y ha alcanzado la meta. Ya no es Dumbo “el orejotas”, ahora es Dumbo: el elefante volador, y se ha convertido en la más grande estrella del circo. Su actual status le permite a Dumbo alcanzar sus objetivos, ya no solo a nivel profesional sino personal, ya que su madre es libre, vuelve a estar a su lado y su vida por fin es una vida de felicidad plena. 

Dumbo ahora, gracias al coaching, no se avergüenza de sus orejas, éstas ya no son una barrera, ahora las utiliza para volar pero también para abrazar a su madre… 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Esta entrada fue publicada en GESTIÓN DISNEY DE RRHH y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a LA GESTIÓN DISNEY DE RRHH: DUMBO Y EL COACHING

  1. María Antonieta López Gamboa dijo:

    Es cierto , quien no ha disfrutado de las películas de Disney. Analizando el articulo pienso que muchas veces nosotros mismos nos ponemos esos obstáculos en las metas por miedo de seguir adelante.. La mayoría porque no tuvo la oportunidad para seguir adelante con sus estudios, también porque les da da miedo arriesgarse, En la actualidad los niños tiene tanta oportunidad y muchos no lo quieren aprovechar y se sorprende uno como persona adulta ver esas oportunidades en manos de los que no lo aprecian. Debemos enseñar a los niños y jóvenes que aprecien las oportunidades que se les están dando y que las cosas cuestan para que las valoren.

    • Eva Martínez Amenedo dijo:

      Gracias por tu comentario María Antonieta. Efectivamente, creo que muchas veces nosotros mismos somos nuestros peores enemigos. El tema de las oportunidades que apuntas es cierto, pero creo que muchas veces el problema no radica tanto en ser consciente o no de ellas como en el bloqueo al que nos somete nuestro propio miedo. Nos hemos educado en la idea que un error o un fallo es un fracaso, casi algo de lo que uno debe avergonzarse, cuando en realidad es una oportunidad de aprendizaje. Solo con conseguir cambiar ese paradigma creo que ya avanzaríamos mucho. Gracias de nuevo por compartir tu reflexión en el blog. Un abrazo.

  2. Pilar dijo:

    Muy buenas,

    Además, ídem con este pods de hoy!!
    Grandiosa, sí, grandiosa eres, porque nos haces sentir y vivir mientras leemos y reflexionamos de ello.
    Me parece muy cierto lo que dices y el buen aprendizaje llevado de la mano de un buen coach es algo vital para nuestro crecimiento.

    Saludos con cariño y adelante!

  3. Juan dijo:

    Simplemente increíble! Muchas gracias por compartir esto!
    No hay forma más clara de describir lo que es el cohaching y lo que es capas de generar.
    Me voy a guardar este post!
    Muchas gracias

Este post crecería si dejases tu comentario...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.